jueves, 22 de febrero de 2018

Necesito un cajón.

Las malas noticias, no siempre son inesperadas, algunas de ellas se anuncian, se exhiben, pero la gente se niega a verlas. Yo me niego, hasta  no tenerlas de frente, mirándome a los ojos, simplemente no existen; pero no es algo voluntario, más bien al estar frente a ellas, me doy cuenta  desde cuándo las he ignorado. Esta vez, si me excedí, enterarme q estoy muerta 5 años después, jajajajaja, me parece prácticamente imposible, y aún así, sucedió. No me siento culpable, francamente ignorar esa situación, me dejó vivir otro tanto, si me preguntan, hubiera preferido no enterarme, al final que más da; hoy sí creo q la honestidad está sobrevalorada. Ahora creo saber,  l q siente un fantasma, al enterarse de su situación; morirse y no estar en una urna o permanecer en un destino incierto, es una tortura. Saber que nada es real, lo que se ha creído y construido por años, es mentira; es complicado. Escuchar decir a quién más has amado " hace años q no te digo nada" " hace años q tú haces lo que quieres y estamos bien", arruinó por completo todos esos años, -yo pensé q estábamos bien, replique - "claro que no, nada de eso" - mil cosas se me ocurrían, pero no dije nada, no pude hacerlo- En ese momento mi actitud cambio, la mirada se cayó, las cosas perdieron sentido y propósito; para que pelear si estoy muerta contigo hace ya muchos años, que caso tiene seguir caminando en algo q no es real, tengo tantas preguntas para mí, quizá algunos reclamos, no tantos, puedo entender perfecto por qué no quise darme cuenta de nada, es más, sigo sin quererlo. Saber que el cariño, las pláticas, los debates, las opiniones, todo fue mentira, como se soportan estás cosas, ¿que se hace primero? ¿Se llora o se grita, o simplemente se salta al vacío?
He sido como un mueble, por tanto tiempo he creído en el nosotros, que no se conjugar verbos en primera persona, y no sé ni como debería sentirme, realmente no sé describir lo q me pasa justo ahora, siento un vacío inmenso, tal vez tristeza pero no por q sucedió esto, me entristece las razones por las cuales llegué a convertirme en un objeto inanimado frente a ti, y no pude notarlo. No lo recordaba, justo esta situación, siempre fue uno de mis grandes temores; lo que si no puedo perdonarte es q no te fueras, ¿por q no me corriste? ¿Por q me dejaste vivir así? Puedo entender q rebase tu paciencia, la tolerancia, el amor; acepto mi culpa sin problema, pero por q seguiste con esto, me dejaste jugar a la casita, pensar que tenía una familia, un hogar. Esto sí es un abuso muy grande, es como darle cuerda a un loco, y después ponerle una película de realidad,  lógicamente lo vas a quebrar.

Con qué fin llegaste hasta aquí, me pregunto, no duraría toda la vida y lo sabemos, pero por q no acabar sanamente cuando me mataste? El día q decidiste bloquearme y pensar en mí como cualquier otra cosa y no como un ser humano al que querías, ese día debiste terminar todo. No consigo entender, quizá nunca lo haga, podría ser demasiado para soportar.

No paro de pensar, necesito volverlo oficial, vamos, hay q cerrar ciclos como dirían por ahí. Necesito un obituario y una urna, no mejor un cajón; no quiero confundirme esta vez y pensar q es un florero. Si veo el féretro, no hay vuelta atrás, ya sé que estoy muerta, pero así será oficial.

jueves, 26 de octubre de 2017

Algun día

Hay días en q quisiera ser un vagabundo, me gustaría poseer esa capacidad de caminar y caminar sin planificar, vivir al día, sin tener nada seguro, sin un techo, sin un lugar fijo de comida, sin una dieta específica; sin importar nada, ni el olor, ni la apariencia. Me gustaría disfrutar de esa inmensa soledad, y cuando ya sea demasiada, empezar a escuchar voces dentro de mí, solo para hacerme compañía, quiero perder de vista mi persona, desconocerme tanto, q no tenga marcha atrás; quiero aprender a ser un vagabundo. Estuve buscando el origen de estos pensamientos y pude recordar, que años atrás, frente a la casa se sentó un vagabundo, vi q no tenía un zapato y le regalé un par q tenía guardado, al ofrecerlos, solo tomo el q le hacía falta, insistí en q cambiará ambos, pero con palabras atropelladas y verbos mal conjugados, me dijo q aún servía el otro, solo necesitaba uno. Eso algo q removió algo en mí, años después sigo pensando en ello y surgen más preguntas, tengo extraños sentimientos hacia esa vida. Tal vez de ahí es donde surge mi manía a querer guardar cajas, acumular cosas, llenar mi recámara de tantas cosas, tantos recuerdos, usarlos como ancla, que me amarren a esta vida q elegí, pero me es tan extraña

viernes, 25 de agosto de 2017

Believe

Hoy quiero creer, quiero encontrar mi yo optimista, quisiera pensar q todo va a estar bien,quiero confiar en la existencia de lo q siempre he negado. Desconozco el significado del perdón, y aún así lo necesito.
Si me perdonas, podemos volver a ser felices, tu, yo, y mis locuras; quiero atraparte con mis caricias, morir de risa junto a ti, y ser todo lo q no puedo ser sin ti. Tómare una frase optimista y diré, que la mejor versión de mi persona, se puede ver cuando estoy junto a ti, con este tipo de pensamientos es con los q abrazo a todos lo q me impulsan al optimismo, aquellos q se quejaron de mi mal carácter, de mi pesimismo sin fin. Les doy las gracias, por qué ya le doy sentido a mucho de lo q me aconsejan. Hoy necesito hacer lo contrario, necesito q me quieras, empezar a sentir q esto vale la pena, voy a comprar un vestido para celebrar nuestro comienzo.
Espero tu llamada y todas las palabras q hacen falta para empezar a creer.

martes, 11 de julio de 2017

Por favor.

Extrañaba todo de ti, nunca debimos dejar esto en pausa, escuché tus palabras y me transporte al pasado, justo al momento previo a decirnos adiós. En ese tiempo en que todo era simple, por nada sufría ya, tú me curaste y todo se volvió estable, nada me hacía falta.
El problema no fue el adiós, más bien la promesa rota de jamás dejarme, pudiste llegar y no prometer, no tenías por que dejar tantos recuerdos y palabras. Ahí fue donde me partiste, jamás encontré la forma de reconstruirme.
No me perdí, pude seguir, lo q no pude es volver a confiar, prendí el automático y seguí caminando. No voy a mentir y decir que fui infeliz, eso estaría muy lejos de la verdad, pero siempre me faltó esa pequeña parte, la que te llevaste.
No tengo rencores, esperaba este momento, no perdí la esperanza, no puedo pedirte q te quedes, es más no quiero pedirlo. Solo pido una cosa, no intentes dejar palabras, construir ilusiones o promesas, no digas nada; o te quedas o te vas, sin rencores nuevamente,  pero ahora no dejes promesas rotas, no olvides nada en el camino hacia la salida.

jueves, 29 de junio de 2017

Increíble...

Pensé q había regresado, por varios días quise creer q así fue. Pensar en q volví a sentir, volví a perseguir una ilusión, me da fuerzas nuevamente, es una bocanada de aire puro. Las palabras pueden ser armas, al igual q los deseos; solo necesitaste unas cuantas letras para sacudirme y volver inestable mi vida. Revolviste mis deseos con tus palabras y me arrojaste al caos, al lugar del que vengo huyendo desde siempre.
No puedo acusarte, no debo colgar las culpas en ti, fue sin querer, yo lo sé, no tenías la intención y lo entiendo; aún así, quiero salirme y al mismo tiempo quiero perderme en ese caos, hace mucho no me consigo una bonita cicatriz. Creo q puedes ser parte de ella, ven, sé tú, y colabora con esta historia subterránea.
No voy a involucrarte, lo juro, no te vas a enterar del papel protagónico q has ganado, no quiero entrar en tu historia, pero tú en la mía ya estás inscrito.
Caminar, pensando que no buscas nada, es muy gratificante, puedes vivir sin problemas, pero cuando tropiezas y eres capaz de reconocer q estás en frente de lo que buscabas, todo cambia.
No quiero perder mi paz, mi camino, no quiero q se crucen de forma impredecible nuestros caminos. Quiero verte y tenerte para siempre, sin que tú lo sepas, no quiero darte la oportunidad de huir.
No podría decir si te quiero o te necesito, los límites no son lo mío, pero te prometo cordura, nada de volar e imaginar, todo real, todo anclado al piso.
Abrázame q te extraño desde siempre, platiquemos de todo lo q nos falta y de lo q no haremos juntos. Escucha como anhelamos y coincidimos, no te distraigas, ya pasará la angustia y la duda.
Podré aceptar, ya me voy preparando para el peor de los resultados, no me voy a romper, bueno si; pero no me voy a perder, bueno si; pero me volveré a encontrar. No te preocupes, todo va salir bien.